Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Manuel Molano

cómo triunfar en la primera cita

Esa que veis al fondo de la imagen es la hembra del pájaro Ptilonorhynchidae (en inglés es bowerbird, mucho más fácil). Está contemplando el palacio que le ha construido su chico para la primera noche que pasarán juntos. Él, se encuentra al otro lado, dando los últimos retoques a su nidito y tratando de no parecer demasiado nervioso.
En la fotografía no se aprecia si la chica tiene o no alguna queja sobre el trabajo de su pretendiente, pero lo cierto es que la estructura está pensada al milímetro. Tanto como que en ella podría encontrarse la primera evidencia de que un animal (incluyéndonos a nosotros, los animales “listos”) utiliza una ilusión visual para su propio beneficio (¿qué es una ilusión visual?).
No lo digo yo, lo dicen los autores de este artículo. Pero a mí me han convencido, así que os cuento lo que han descubierto:

La cosa es que, al final de la estructura de paja, y como veis en la foto de aquí a la derecha, el pájaro ligón coloca siempre unas piedrecitas.
“¿Y por qué?” se preguntó John Endler, el autor principal de este estudio. Estuvo pensando en ello durante varios días pero no se le ocurrió nada, así que continuó observando.
Y entonces descubrió también que el pájaro no sólo colocaba aquellas piedrecitas al final de la estructura de paja, sino que además lo hacía ordenándolas de menor a mayor: las más grandes, más lejos y las más pequeñas, más cerca.
“Qué curioso” pensó John “¿Será coincidencia?”, y para contestar a su pregunta, decidió  seguir un método muy socorrido en investigación: si quieres saber si algo tiene utilidad, o incluso identificar dicha utilidad, quítalo y observa qué sucede. “Voy a removerle las piedras al bicho este a ver qué hace” se dijo John. En la foto de aquí abajo podéis ver el antes y el después de que el señor Endler le estropeará el invento al pájaro.

Y lo que sucedió fue que el pájaro, con la paciencia de un artesano chino, invirtió 3 días en reinstaurar el orden entre sus piedras y 2 semanas en dejarlo todo prácticamente igual que antes de que John se lo estropease.
Entonces el orden de las piedras no era casualidad, y el pájaro lo utilizaba con algún fin.
¿Pero cuál? Endler pensó en ello durante unas cuantas semanas hasta que llego a una conclusión: el Ptilonorhynchidae está haciendo uso de una perspectiva forzada para atraer a la Ptilonorhynchidae. El hecho de que las piedras más grandes estén más lejos hace que parezcan más pequeñas de lo que son. Y con las más pequeñas pasa justo lo contrario. Esto podría provocar que todas las piedras pareciesen iguales en tamaño. Y es posible que la pájara valore esta homogeneidad.
Esta es una opción, pero seguro que existen otras muchas. Lo que sí es verdad es que el orden de las piedras parece estar relacionado con la perspectiva que la hembra del Ptilonorhynchidae tiene…

Y así, el Ptilonorhynchidae será juzgado por la Ptilonorhynchidae, que estudiará la perspectiva forzada que ha creado su pretendiente para (según los autores) juzgar cualidades como “la habilidad cognitiva necesaria para conseguir la perspectiva forzada, la experiencia y la edad necesarias para aprender a construir un buen nido, la habilidad para robar ornamentos que varíen mucho en tamaño, permitiendo así una mejor perspectiva, habilidad para prevenir el robo de estos ornamentos”…
Y todo esto de un simple vistazo. Parece una vida estresada la de este pobre pájaro.

Luis M. Martínez Otero y Manuel Molano Mazón



escrito el 27 de septiembre de 2010 por en General

etiquetas:


Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar