Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Manuel Molano

todo lo que hemos dicho hasta ahora

Conscientes de que llevábamos casi un año sin publicar y después de la entrada-aperitivo de ayer, hoy traemos un vídeo resumen de todo lo que hemos dicho hasta la fecha. No lo hemos hecho nosotros, pero si hubiésemos intentado hacerlo, no nos habría quedado mejor: en él se puede ver a Daniel Dennet, que es filósofo, neurocientífico y hasta lleva barba blanca,  tratando todos (o casi todos) los temas de los que hemos hablado en este blog. Ahí va:

(Si no puedes verlo, pincha aquí (los subtítulos aparecen en el vídeo, en la parte de abajo a la izquierda))
Y aquí va mi resumen del resumen:

Lo primero es que Dennet admite ser un aguafiestas, porque se propone contar a la audiencia algunos de los “trucos” que se han descubierto sobre la consciencia. Y pide perdón, porque, si recordáis, hay gente a la que no le gusta que le cuenten el truco de magia. Eso es lo que llevamos haciendo nosotros desde que empezamos con el blog: explicar por qué nos gusta el arte, por qué nos gustan algunas cosas más que otras, por qué el amor, por qué nos sorprende la magia
De hecho, Dennet compara la percepción que la mayoría de nosotros tiene de la magia con la que tenemos de la consciencia: Cuando hablamos de magia de verdad (“real magic”) hablamos de la magia que no se puede hacer. La otra, la que de verdad es de verdad, son sólo trucos. Con la consciencia nos pasa un poco lo mismo: la consciencia de verdad tiene que ser algo más que una serie de trucos (¿no?). Pero no, como ya dijimos alguna vez, la consciencia no es tan complicada o misteriosa como todos creemos o queremos creer.
Dennet habla también del impresionismo y de su relación con las ilusiones visuales. Dicha relación se deriva del hecho de que nuestro cerebro está continuamente interpretando y reconstruyendo la realidad. El problema es que tanto con los cuadros impresionistas como con las ilusiones visuales, lo está haciendo mal: los hombrecillos que crees ver desde el otro extremo del pasillo en un cuadro de Monet son sólo dos pinceladas, y las dos torres de Pisa que tienes aquí al lado están exactamente igual de inclinadas.
También habla de la ceguera al cambio, fenómeno que se utiliza mucho para estudiar la consciencia, porque si no te das cuenta de algo, es que no eres consciente de ello (obviamente). Y, como habéis visto en el vídeo, a veces no nos damos cuenta de cosas muy gordas.
Lo curioso es que todos estos fenómenos son en realidad una consecuencia del hecho de que nuestro cerebro no lo sabe todo en todo momento. Y lo que no sabe se lo inventa, basándose en lo que sabía, en lo que es más probable, en su experiencia. Proporcionándonos así una sensación de continuo tan real (tan real porque no tenemos otra) que nos cuesta creer que no hayamos visto como el mago metía una carta en nuestro bolsillo, que las torres de pisa de más arriba estén igual de torcidas (yo lo he tenido que comprobar), que podamos ignorar cambios espectaculares que se producen delante de nuestros ojos (como en este vídeo que ya pusimos alguna vez)… Es tan real que, como dice Dennet, tendemos a pensar que nuestra consciencia es algo más que el trabajo común de tres billones de micro-robots que no saben quienes somos, ni les importa.
Hasta aquí puedo leer.

Luis M. Martínez Otero y Manuel Molano Mazón



escrito el 1 de Septiembre de 2011 por en General

etiquetas: , ,


Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar*/?> Aprender a Pensar