Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Manuel Molano

Adivina quién lo hizo…

Hemos hablado muchas veces de lo poco que nos damos cuenta de las cosas que pasan a nuestro alrededor. Gracias a ese pequeño problema existen los magos y los carteristas (y los políticos…). Y gracias a ello los directores de cine pueden hacer películas  sin miedo a que nos demos cuenta de cada pequeño cambio en cada pequeña escena. Lo vimos aquí.

Y en realidad, si lo pensáis un poco, resulta totalmente lógico que nuestro cerebro no se preocupe por ciertos cambios en su entorno. Porque dichos cambios nunca suceden en la naturaleza. Sólo suceden cuando un grupo de friquis (con muy buena intención, eso sí) intenta convencernos de la poca atención que prestamos a nuestro entorno. Como en el vídeo que os ponemos hoy, en el que se intenta convencernos de que no hablemos por el móvil mientras conducimos.

Thegraymatters se une a esta noble causa y os propone un juego: buscad los cambios que se producen en la siguiente escena. ¡Esta vez os estamos avisando de que va a haber cambios! Pero ya veréis que ni con ésas la cosa funciona.

¡Ánimo!

(si no veis el vídeo, está aquí)

A parte de lo didáctico del vídeo (el número medio de cambios que descubrimos no supera los 5), me hace mucha gracia la escena vista desde la cámara general. ¡Resulta totalmente absurda! ¿Y por qué? Porque algo así nunca pasa en la realidad, es ilógico. Y por eso el cerebro no tiene que preocuparse de detectarlo.

Pero de todas formas, si tenéis dudas sobre lo que os acabo de contar, haced vosotros mismos la prueba. El experimento sería el siguiente (nosotros lo hemos hecho ya…):

Supongamos que estás en una reunión de amigos, familiares, enemigos, familiares enemigos… En un momento determinado decís que tenéis que hacer una llamada, o ir al baño, o salir a fumar o cualquier otra cosa. Pero vosotros no vais a hacer nada de eso, vais a cambiaros de ropa (o por lo menos de camiseta). Descubriréis que muy poca gente se da cuenta del cambio, aunque sea muy pronunciado (los que se den cuenta pensarán que sois raros, pero ese es el pequeño precio que hay que pagar por hacer ciencia).

¿Quién iba a imaginar que os cambiaríais de ropa porque sí?

¿Quién iba a imaginar que erais friquis?

Luis M. Martínez Otero y Manuel Molano Mazón



escrito el 8 de Octubre de 2011 por en General

etiquetas: , , , , ,


4 Comentarios en Adivina quién lo hizo…

  1. mmolano | 08-10-2011 a las 14:10 | Denunciar Comentario
    1

    Con respecto al experimento que proponemos, es necesario remarcar la importancia de que dejéis claro que vais a hacer algo (hablar por teléfono, fumar…), no que desaparezcáis sin más. La idea es que los pobres conejillos de indias asuman que estáis haciendo esas otras cosas y no se pregunten dónde habéis ido.
    Porque así funciona el cerebro, saca sus conclusiones y luego no es fácil hacerle cambiar de opinión.
    Pronto mostraremos hasta qué punto esto es así…

  2. Jesús | 09-10-2011 a las 23:01 | Denunciar Comentario
    2

    No podría estar más de acuerdo con este asunto. De hecho, me he estado fijando en la escena en plan “a mí no me la cuelan”, y me la han colado totalmente. Maldito cerebro.

  3. Marta | 11-10-2011 a las 11:53 | Denunciar Comentario
    3

    Parece imposible darse cuenta fácilmente de más de 5 fallos en el primer visionado (en la vida real, como agravante, no existen los segundos visionados). Por otro lado, creo que cada vez que se descubre un cambio, hay unos instantes de duda que hacen bajar la guardia (por ejemplo, a mí me ha pasado con el oso que cambia a armadura; durante unos instantes me he quedado “atascada” en esto). ¿Será que incluso cuando advertimos un cambio por ser inesperado nos resistimos a asumirlo?

  4. mmolano | 11-10-2011 a las 12:13 | Denunciar Comentario
    4

    A mi también me ha pasado lo que comentas.
    Y, como tú dices, eso es porque al encontrar un cambio, la atención del cerebro queda “secuestrada” por un momento. Para cuando quieres volver a detectar más diferencias, el muerto ya no es el mismo de antes…
    Es interesante que hables de bajar la guardia, porque es de lo que los magos se aprovechan para hacer cambios sin que nos demos cuenta: de que bajamos la guardia después de un chiste, una pregunta, un momento tenso, una sorpresa…

    thegraymatters

Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar