Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Manuel Molano

la jerarquía

“Hay tanta distancia entre las leyes fundamentales y el fenómeno final, que es casi increíble que la variedad última de los fenómenos provengan de unas leyes tan estables, operacionales y sencillas”

Esta frase está extraída del vídeo que ponemos hoy en thegraymatters, y me llamó mucho la atención porque se puede aplicar perfectamente a cómo el cerebro analiza la información visual que llega a nuestras retinas del mundo exterior. La idea se basa en el llamado procesamiento jerárquico, que fue propuesto por Hubel y Wiesel ya en el año 1962 y del que ya hemos hablado en alguna ocasión. Pero como quiera que hoy tenemos en nuestras manos este vídeo en el que podemos escuchar las vehementes palabras de Richard Feynman, volveré a explicar en qué consiste este tipo de procesamiento. Creo que lo veréis con otros ojos:

Nuestras “leyes fundamentales” comienzan en la retina. Allí se produce el primer paso en el procesamiento de la imagen que llega a nuestros ojos. Las neuronas retinianas detectan simplemente cambios locales de luminancia, es decir, señalan dónde en la escena visual se encuentran los bordes que definen cada objeto. Simple ¿no?

En un siguiente paso, las células de la corteza visual primaria determinan exactamente en qué orientación se encuentran dispuestos estos bordes, es decir, si son verticales, horizontales u oblicuos (en la imagen de aquí arriba, las células de V1 son capaces de distinguir entre las distintas orientaciones de las barras de colores). Como veis, la cosa se complica un poco más.

Estas células sensibles a bordes con una orientación determinada convergen sobre V2, donde las neuronas poseen un comportamiento más complejo. Por ejemplo, si os fijáis en los “comecocos” que hay dibujados debajo de V2, todos veréis un triángulo blanco. Ese triángulo está dibujado de forma implícita, sus líneas no aparecen, no existen, pero las células de V2 responden a ellas sin la menor vacilación. Esta es, a mi modo de ver, una de las evidencias más claras de que el cerebro está construyendo SU realidad. Esas líneas simplemente no están, pero tenemos neuronas que responden a ellas.

Posteriormente, pasamos por V4, donde las neuronas responden a formas tan complejas como las que veis en la imagen, y finalmente, llegamos a la corteza inferotemporal, donde se produce la detección en la escena de objetos concretos (botellas, caras, muñecas, ordenadores, bolígrafos, arroz negro, cualquier cosa). Cualquier objeto que podamos reconocer, está representado ahí.

Este es nuestro “fenómeno final”, que emerge gracias a la combinación y recombinación de la actividad de las neuronas de la retina. Neuronas que basan su propia actividad en un principio tan sencillo como la detección de bordes…

Parece un truco de magia ¿verdad?

Ahora sí, os pongo el vídeo:

Si no puedes verlo, está aquí. Los subtítulos se activan dándole a CC en la barra de abajo.

Luis Martínez Otero y Manuel Molano



escrito el 11 de Noviembre de 2011 por en General

etiquetas: , , ,


Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar